miércoles, 28 de marzo de 2007

Quiénes somos cuando soñamos

A veces me pregunto quiénes somos nosotros en nuestros sueños.
¿Seremos sólo un holograma con imagen y timbre de voz idénticos al nuestro, creado de nuestra mente? ¿O quizás un personaje igual a nosotros, al que nuestro inconsciente pone en diferentes situaciones y escenarios para que no nos aburramos tanto mientras dormimos?
Nuestra mente durante el sueño es una conexión hacia todo. Hacia nuestro inconsciente; nuestro pasado, presente y futuro; nuestros sueños; nuestras pesadillas; nuestros recuerdos... Es una conexión con lugares y personas que todavía ni conocemos, pero por otro lado si llegás a conocer a alguien de tus sueños, es como si ya lo conocieras. Porque lo conociste en tus sueños. Yo misma a veces me asombro cuando, sin saber cómo, sé qué va a pasar antes de que pase. ¿Cómo puede ser esto? ¿Cómo puedo saber lo que me va a pasar exactamente dentro de unos años? Volviendo un poco a la parte de quiénes somos nosotros en nuestros sueños:
Hay sueños que son demasiado raros y no tienen a simple vista significado alguno. Sólo ayudan si los sabés interpretar bien, y para jugar un par de numeritos en la quiniela. Y nada más. El personaje nuestro ( o por lo menos, el mío ) en este tipo de sueño no siente nada físicamente. Si me golpean no duele, si me tocan no siento. Pero hay otro tipo de sueños en los que ahí comienzo a creer en que mi personaje ( o sea yo misma ) en ese sueño no es mi propia imagen creada en mi cerebro sino que VERDADERAMENTE SOY YO. Es, quizás, mi espíritu, alma o esencia, PERO SÉ QUE SOY YO.
En estos sueños, una parte de mí se va hacia algún lugar del universo en donde no existe la tristeza, y todo lo malo que hay en este mundo real ya no existe. Puedo sentir la piel y el olor de la otra persona; su calor y hasta la suavidad y humedad de sus labios. Es un sentimiento REAL que no se compara a nada, y cuando despierto, siento que esa persona sigue ahí conmigo, pero ya no está. Mi "yo" volvió a mi cuerpo y a este mundo de mierda en donde nada se compara a los sentimientos encontrados en mi sueño. Que no es un sueño sino una realidad.
Y también creo que cuando en estos "sueños" sueño con otra persona, es porque los dos teníamos tantas ganas de vernos, que "arreglamos" en nuestro descansar un encuentro juntos. Y verdaderamente nos encontramos, en lo que yo llamo "viajes mágicos" ( uy que cursi ). Y ambos sabemos que nos encontramos. Y ambos lo sentimos tan lindo como siempre, como cuando era una realidad. ¡Uy! Me acabo de dar cuenta que existen las almas gemelas. Pero eso es otro tema...

jueves, 22 de marzo de 2007

¿Quién es Martín Leonel?

Martín Leonel* es un amigo de años. Es un chico muy, pero muy lindo ( que fuerte que estás ); le gusta que piensen que es un creído, y se ríe y actúa mas aún para los que dicen eso. Afortunadamente Martín Leonel no quiere saber nada con el tema computación así que probablemente nunca lea esto. Martín Leonel es el típico hombre al que cualquier mujer se vuelve loca por el y cualquier hombre común envidiaría. Pero el sólo tiene un amor. Que ya no está.
Martín Leonel; desde que perdió al amor de su vida; le gusta ( que hijo de puta que es, cuando me cuenta sus anécdotas yo me muero de risa ) engañar a las chicas diciendo que las ama, se las garcha y despues las deja llorando por ahí. Martín Leonel es un "adonis", es modelo ( pero no le dice a nadie ni lo sabe nadie, prácticamente sólo yo ) rubio; alto, muy pero muy lindo. Super simpático y comprador. Amo los perros y los caballos.
Hasta lo que conté pensarán que es un pendejo creído y forrito. Pero no es así si lo conocés bien.
Martín Leonel conoció a una chica morocha, muy linda, también modelo. Pelo largo, inocente, simpática, simplemente adorable. Esto fué hace unos cuantos años. Se enamoró perdidamente de ella y ella de él y estuvieron juntos mucho tiempo. Eran cada uno el amor de la vida del otro. Pero no se dieron cuenta. Finalmente, un mal giro de la vida los separó. Él la sigue amando. Ella también. Pero los dos mienten y se hacen los superados. El sueña algún día volver con ella pero al mismo tiempo le duele y no quiere ni pensarlo. Así como se lo ve siempre tan feliz, en su interior tiene una tristeza que nunca nadie va a reparar. Sólo ella. Ella les dice a sus amigos que no lo quiere pero todos se dan cuenta que es para que no la vean sufriendo. Para disfrazarse un poco.
Hasta el día de hoy ellos casi ni se ven. Y se extrañan en secreto. Pero casi nadie lo sabe.

*El nombre pudo haber sido cambiado para proteger la integridad de la persona en cuestión.