miércoles, 26 de agosto de 2009

La culpa de las cosas

Si hay algo que ME PARTE es la gente que tiene el tupé recopado de echarle la culpa a las cosas.
La culpa de sus desgracias a tal objeto, la culpa de ser tan hijo de puta a tal otro; o al clima o la sanputa; o sea: el tupé de echarle la culpa a cualquier SUSTANTIVO; diría aquella maestra mía de lengua que juraba que era la madrina del hijo de Florencia Peña. ¿Ah, que mierda tenía que ver esto? Bueno, me acordé y suelo irme por las ramitas. Prosigo:
Hablo de esa gente que se revienta el dedo meñique contra la pata de la mesa y grita:

¡Mesa y la r******* bien p*** de tu madre!

Nooo chicos; esto no va, ¡un poco de educación! (?) ¿Qué culpa tiene la trola mesa? Bastante se la banca cuando le apoyamos platos calientes encima, pobrecita; como para que la anden puteando por el simple hecho de ser mesa, permanecer y existir abstractamente.
Vos pusiste la mesa ahí. Vos calculaste mal y te rompiste el pie contra ella.
La ART no sólo no te cubriría, sino que te haría indemnizar a la mesa. Tampoco podemos buscar la culpa en otros; no podemos putear al que la fabricó, ni al fletero que la trajo ni a la madera/caño por ser materiales duros. Vos sos el pelotudo cuando le echás la culpa a las cosas.

Otros casos así son por ejemplo:
  • Putear al celular por que vos pelotudo gastaste el crédito;
  • Putear al compañero de la facu que entregó el trabajo práctico rápido y ahora vos pelotudo irresponsable no tenés de donde copiarte;
  • Putear al colectivo que no viene mientras vos infeliz ya habías salido tarde;
  • Putear otros etcéteras.
Es tan fácil echarle la culpa a otros; más que nada si son indefensas cositas. Si algo sale bien; fué porque vos hiciste bien las cosas; si algo sale mal, jodete por ser vos tan pelotudo.

Si hay un ícono en mi casa que habremos puteado yo y mis hermanos; es la alacena a altura de 1,60 que tenemos en la entrada de la cocina.
Cuando éramos chiquitos, pasábamos por abajo de la alacena. Pero en determinado momento de la vida; ¡PUM!
Romperte la sien contra esa alacena era pasar a otra etapa de la vida. No sólo porque nunca te ibas a olvidar de semejante golpe (porque pasabamos rápido y seguros hasta que cuando nos estirábamos; de repente nos golpeábamos con todo el mambo) sino porque mi vieja y mi papá nos festejaban diciendo:- "Ya estás grande, creciste" en vez de traer hielo y carilinas para sonarnos los mocos del llanto que habíamos pegado.
Eran lindas épocas las de romperse la cabeza contra la alacena. Después del dolor y lágrimas decíamos "Ah, pero ahora ya SOY GRANDE". Que grosos tremendos que éramos, eh (?).

jueves, 20 de agosto de 2009

¿Mah qué casa de Gran Hermano? ¡Mirá para afuera, boludo!

Estábase el día de ayer mi persona intoxicándose de tabaco en el balcón de mi casa con Michelín; cuando veo que llega mi vecinita de 15 años recién cumplidos y su ¿novio? a la puerta de su casa.
Me pongo a pensar (sí, a veces PIENSO) "que loco, pensar que hasta hace poco esta nena era re chiquita y ahora tiene novio"; pensamiento que me hizo dar cuenta que estoy pensando como una vieja chota.
No termino de pensar en "aaay, la nenaaa; que bonita que es" cuando estos chicos se ponen a apretar desaforadamente contra la puerta de la casa de la "nena". Faltaba ver volar corpiño, tanga y calzón para completar la escena; y no faltaba poco. Lengua para acá, pierna levantada para allá, despeinadas, tocaditas de culo, apoyadas, etc. Y eran las 4 de la tarde, nada de oscuridad ni intimidad que se les pueda ocurrir.
En el medio del "asunto" veo que el padre de la nena se asoma por la esquina en bicicleta; observando la situacíon desde 50 metros como un teleobjetivo, mientras los niños seguían meta matraca; ajenos a que venía el "padre de la nena".
Seee, enseguida se me dibujó una sonrisa increíblemente maldita, como la del gato de Cheshire. Cuando digo que "Soy mala hasta que se demuestre lo contrario"; deberían creerme. Me faltaban los pochoclos como para sentirme en el cine, espectante por la escena que estaba a punto de vivir. Me abrazo a mi gata, cruzo las piernas y espero a que llegue el guardabosques, pensando en la obra teatral que estaba a punto de presenciar: cachetada, grito, llanto y el clásico "no te quiero ver más con mi hija". ¡Ahhh!, no podía regodearme más. Pero NO.
Llega el padre con cara de traste, y la nena le dice: "¿Qué hacés papu en bici?"; el padre los saluda, y entra a la casa campante. Los niños, en ningún momento largaron el meta y ponga.
"¡Pero la concha de la lora, Michelín!" le digo a mi gata, y la pobre me entiende."¡Ni siquiera se corrieron, ni largaron ahora! ¡Pobre tipo, si fuera mi viejo se infarta!".
No; yo no era una santa pero respetaba espacios a esa edad.
Como para completar mi sorpresa; al otro día cuando vuelvo de mi trabajo, mi abuela me grita señalando hacia afuera de la ventana y señalando a los jóvenes seductores: "¡¡¡Mirá lo que están haciendo, mirá lo que están haciendo!!!". Y sí, la nena estaba como garchándoselo con ropa; rebotando, mientras los obreros de al lado parecían más sorprendidos que nosotras.
Juro que no entiendo nada. Mi gata me mira, y sé que si hablara me diría: "Los chicos de hoy son terribles, mami".

lunes, 3 de agosto de 2009

Instrucciones para contactarse conmigo

Aquí detallaré cómo contactarse conmigo vía messenger o mail a drafergie@laschicasdelgordo.com.ar sin morir en el intento.

Sepa que el mail es una herramienta más formal y lo reviso a diario, no así el messenger.

Si llegaste acá porque te pasé un link, leé este post y date cuenta porqué te lo mandé.

Si se quiere evitar la lectura e igual contactarme; sólo sepa que me debe tratar como le gustaría que las traten a sus mujeres; o sea a su hija, mujer, hermana, prima, etcétera.

INSTRUCCIONES
  • No me agregue si no sabe de dónde carajo salí o quién mierda soy.
  • No me agregue si no conoce un poquito de mi información, me vió tirada por ahí o le pasó el mail un amigo. No tengo ganas de explicarle quién soy a alguien que justamente no agregué. No pretendo que me estudie como una biblia, pero al menos tenga un básico de conocimientos sobre mi persona.
  • No me agregue para coleccionar contactos de messenger.
  • No me agregue para contactarse con otras amateurs. Hable con la interesada en cuestión y no me use de intermediaria.
  • No me diga cosas como "¡No puedo creer que esté hablando con vos!" o "¡Sos re famosa!" porque no soy Susana Giménez para que me trate así. Tengo 20 dedos, 2 patas y dos brazos; y es probable que su vecina sea más interesante que yo. Si quiere hablar con una amateur así, le paso el mail de algunas que sí estan subidas arriba de un caballo.
  • No me agregue para pedirme cosas ni para la conchasumadre.
  • Si usted es mujer no me agregue para pedirme que la recomiende al Gordo o que le de una opinión sobre sus fotos. Mándele a fotos@laschicasdelgordo.com.ar y a mí no me rompa las pelotas.
  • No me agregue si no está verdaderamente interesado en tener una charla amigable conmigo.
  • No me haga preguntas extremadamente personales. Usted no es policía y yo no soy un sospechoso al cual interrogar.
  • No me trate como si fuera su mejor amiga a menos que verdaderamente lo sea.
  • Y especialmente, no me agregue para romperme las bolas. Para puteadas, quejas, pedidos y lalala lalala; mándeme un mail a la misma dirección.
Trate de no hacer las siguientes preguntas, ya que me las hacen, cada vez que me conecto, alrededor de 245 veces cada una de las 344975 personas distintas, incluídas las que en otra ocasión ya lo han preguntado, y de idiotas o por pajeros miserables que son, no recuerdan.

¿Qué es eso de Las Chicas del Gordo?

¡¡¡La puta madre por qué siempre me preguntan lo mismo!!! ¿No saben que la explicación más simple es la válida? ¡Es una página de fotos amateur! ¿Tanta ciencia? ¿O me tengo que colgar un cartel en las tetas para que se entienda?

¿Por qué te sacás fotos?

Porque tengo una cámara y una mano, pelotudo. Para explicarte mejor, me saco fotos porque me encontraron por fotolog y me las pidieron. Nunca me creí top como para mandarlas por mi cuenta.

¿Qué buscás subiendo tus fotos? ¿Te gusta provocar?

No busco nada. Las subo por subir. Si te gustan mejor, sino; no las mires.

¿De dónde sos?

De la concha de tu vieja. Por más que vivamos cerca, ¿que esperás? Soy de algún lugar de este planeta; más precisamente Argentina, Gran Buenos Aires.

¿Cómo te llamás?

Agostina. Pero carajo, ¿por qué no averiguas antes de preguntarmelo a mí?

¿Cuántos años tenés?

19. Y sé que parezco más grande, no hace falta que me lo digas. Otra vez, averiguá antes

¿Cuánto cobrás?

Un par de patadas en el orto. No soy puta, no lo fuí, ni me interesa serlo nunca; por más billetes que tengas para ofrecer. Sacate la fucking costumbre de pensar que le podés poner precio a todas las minas con las que te cruzás

¿Tenés novio?

Sí. Y aunque no lo tuviese, no me interesa conocerte para esos fines; por más genial y precioso que seas.

¿Me pasás fotos?

No. ¿Que gracia tiene que te pase la misma foto que vos ya ves? Si tengo fotos nuevas las subo; no me las escondo en la computadora esperando que me las pidas.

¿Sos doctora de enserio, de qué?

¡Pero la puta que te parió! Tengo 19 años, a esta edad ¿de qué mierda me pude haber recibido? Lo único que tengo de doctora es enyesarle las patitas rotas a los sapos.

¿Tenés webcam?

No, y aunque tuviese, no existo en este mundo para brindarte un show unipersonal por amor al arte o al dinero. Para eso entra a un videochat.

¿Querés que te mande una foto mía? ¿Querés verme por cam?

No. Con verte sólo en tu ventana de messenger me basta. No te voy a tratar mejor o peor por ser lindo o feo. No me interesa ver pijas o a vos tocándote ni nada que se les parezca.

¿Qué andás haciendo?

Siempre te voy a contestar que nada, porque date cuenta que si te estoy escribiendo es porque estoy sentada en una computadora, o sea "ESTOY - EN - LA - COMPUTADORA"; no hace falta que te lo escriba.

¿Sos modelo?

Tratá de evitarte esa pregunta porque te voy a contestar que no. De hecho; sí lo soy, estudié y estoy recibida, y no lo digo porque me sacaron 3 fotitos una vez; sinceramente no lo digo porque vender el "soy modelo" me da vergüenza.

Si usted es considerado y respetuoso, yo le devuelvo lo mismo. Soy buena onda si me sabe tratar.
Si usted consideró que por mis palabras soy mala onda; ahorrese contactarme, sepa que las apariencias engañan y no etiquete a la gente por lo poco que la conoce; y por último chúpese una buena pija.

Attentamente, La Doctora.

Anexo:

"Me encanta como se dan dos máximas , absolutamente siempre:

Por un lado esta la chica linda, que se sabe linda... las cuales se dividen (a grandes rasgos) en dos tipos de mina linda..

1) La que se sube a un pedestal y mira a todos para abajo
2) La que lucha justamente contra eso

Y por otro lado... los tipos

Que en un 90 % si la mina no esa subida al pedestal, la suben ellos solos con su forma de actuar"

Nunca lo pude haber explicado mejor como lo explicó Lucas*

*Lucas en un contacto de messenger copado. Como verán, no borro a todos ellos y se dan charlas interesantes, aunque usted no lo crea.

domingo, 2 de agosto de 2009

Cosas que me poner nerviosa y/o me sacan

  • La gente que hace ruido comiendo chupetines/chicles/caramelos
  • La gente que chupa todo el pico cuando toma directamente de la botella
  • Que me miren; especialemente la persona sentada al lado mío en el colectivo
  • Que me tomen del vaso
  • Que "prueben" de mi plato
  • Que se me tilde la computadora
  • Las mochilas Jansport
  • Que me pregunten dónde me compré tal cosa
  • Que entren a mi pieza sin avisar, la revisen o la ordenen
  • La gente que habla fuerte
  • La gente demasiado chistosa
  • Los granos
  • Que ladren los perros
  • La gente que habla de desgracias
  • Los evangelistas
  • Los errores en cadena
  • Los ascensores
  • Los espejos en los telos (yo sé que nos observan)
  • Que no me pongan las luces de giro
  • Estacionar del lado derecho
  • Los Corsa bordó 5 puertas
  • Cruzarme con gente que no soporto
  • Los cumpleaños
  • Que me digan "no sabés lo que pasó"
  • La gente mayor que baila
  • La miel que no es miel (jarabe + miel)
  • Probar la leche entera/descremada
  • Que se me acerque mucho un hombre
  • Que me toquen el pelo
  • Que revoleen cosas a mi alrededor
  • Los morrales
  • Las mujeres de pelo muuuy largo
  • Los rubios mal hechos
  • La gente que se pone 2 extensiones locas
  • Las rastas
  • Las cucarachas
  • Las películas de acción
  • Todo lo que me roce el cuello
  • Agujas
  • Sangre
  • Hospitales
  • La gente que me habla como si me conociera
  • La gente con mucha confianza
  • Zulma Lobato
  • Que me tosan/estornuden al lado
  • Que me griten en el oído
  • Que me hagan una jodita y me lastime físicamente
  • Que no me contesten rápido por messenger si estoy interesada
  • Que no abran las ventanas del colectivo
  • Esperar
  • Que me piquen las costillas
  • Que me acomoden la ropa
  • Que me corrijan la ortografía o gramática
  • Las miraditas de arriba a abajo
  • Las mujeres que dicen "sho esto, sho tengo, sho soy, sho aquello"
  • Que me den un consejo si no lo pido
  • La gente que se dirije a mi convencidísima por su propia idiotez de que "va a lograr algo conmigo"
  • Los hombres que se piensan que con plata compran cualquier minita
  • La gente creída
  • La gente que usa los animales como una moda
  • La gente que piensa que por tener/saber tal cosa te puede ganar
  • La gente que habla en primera persona
  • Los pelos
  • Los piojos
  • Lavar los platos
  • Los colorados
  • Que me pregunten 20 veces lo mismo