martes, 21 de octubre de 2008

Un viaje (más) en colectivo

Happy day para mí, camino hacia la parada del colectivo. Me prendo un pucho e inmediatamente veo el vehículo asomarse por la esquina (en mi mundo hay una regla básica y el enunciado es así: CUANDO TE PRENDÉS UN PUCHO VIENE EL COLECTIVO). Lo tiro a la zanja para que nadie ABSOLOTAMENTE NADIE se fume el cigarrillo que recién tiré. Me encanta hacerlo, llámenme maldita zorra, pero es así. Desde que tiré un puchito una vez en la parada y ví como un enano rastrero lo tomó para beneficio personal; nunca más ¿okay? Si no me lo fumo yo no se lo fuma ni chiflete. Y punto. Subo, veo que el colectivero tiene una toalla vieja y desteñida sobre las piernas (?) a la señora de adelante se le caen 2.589 moneditas y con gusto levanto las que no se escapan debajo de la silla del chofer (ojo ahí, siempre que se te caen monedas van a parar debajo de la silla de ellos, debe ser a propósito) y le digo ‘te conseguí algunas, estas que sobrevivieron’ y se ríe. Caminando hacia el fondo (nunca me siento adelante, odio darle el asiento a las viejas hijas de p*** que se les escapa el colectivo, lo corren cual maratonistas, y cuando empiezan a subir se hacen las “endebles y hechas p***”, (viejas zorras si lo serán) y noto que hay dos o tres petosos con gorra, de las de visera adelante. ¿Cuál es la gracia de usar gorra cuando llueve? ¿Estoy mal informada? ¿No eran que se usaban para sacarte el sol de la cara? Bueno, ¡pucha, que cosa! Ya sentada al lado de un tipo con una remera roñosa de boca (¿o será que aunque esa casaca esté limpia, ya me parece roñosa?) y de otro tipo que ni miré. En eso se sube un gordito con una remera que decía “TURN ME ON” o ‘encendeme’ en argentino básico. Me bajo en Patricios.



AMO, de verdad AMO los viajes en colectivo. Están llenos de personajes de todo tipo, formas y colores distintos; ni hablar si viajas a las 8 de la mañana cuando muchos están con mal aliento, el pelo roñoso, etcétera, etcétera, etcétera. Me encanta viajar en colectivo.

4 click y dejá tu comentario:

Vanyz dijo...

Lei muchos relatos de colectivos...que bueno encontrar alguien que le gusta viajar en ellos...
es una de las cosas que mas extraño de vivir en una ciudad grande.


Bs.

doorsita dijo...

Me cague de risa con la recopilacion de fotos...

Soy la pelotuda N°1454...

Mucho no me gusta viajar en colectivo,porque siempre estan las viejas chusmas q no paran de hablar en todo el viaje,hacen q te olvides de lo q estabas pensando...

En fin saludos q estes bien

hombre no pelotudo dijo...

alguna vez te preguntaste qué piensa toda esa gente sobre vos?

Anonymous dijo...

Posta que es verdad lo que decís. Viajar en bondi te depara todos los días algo distinto, nuevo.

Una de las cosas por las que a veces opto por dejar el auto y viajar en bondi (obvio que es cuando estoy terriblemente relajado) es que me cargo el cel con bocha de música y así voy en el bondi, pero en mi mundo.

Además es como que, si bien no tratás con la gente, en cierta forma el mirarlos y el solo hecho de estar compartiendo algo (el viaje) crea una cierta interacción, que se extraña MUCHÍSIMO cuando viajas en auto, porque vas completamente SOLO.

Bueno nada, quería comentar eso.



Ah y cumpliendo las reglar: freduti@yahoo.com.ar